Si abrimos las manos podemos poseerlo todo